Ir al contenido principal
equipos de movimiento de tierra

Errores comunes de seguridad cuando se usa equipos de movimiento de tierra

Bulldozers, backhoes, graders, trenchers, compactors, and excavators.

Los buldóceres, las retroexcavadoras, las niveladoras, las zanjadoras, las compactadoras, las excavadoras: estos son los grandulones en un sitio de construcción. Pueden convertir casi cualquier terreno, desde una pradera hasta una colina rocosa, en terreno liso y nivelado. Pero las máquinas gigantes conllevan peligros de gran tamaño y responsabilidades enormes.    

Los operadores, a veces, cometen el error de no revisar la estabilidad del suelo antes de pasar por encima de este.  El suelo blando puede hacer que la máquina se incline o incluso se vuelque. Lo mismo ocurre si el operador calcula mal la pendiente de una colina. En el mejor de los casos, el equipo puede deslizarse colina abajo, lo que representaría un riesgo para quienes estén abajo y para la persona en la cabina. Un resultado peor es volcarse hacia atrás al bajar.

Al igual que sus primas las grúas y los elevadores aéreos, estas máquinas a menudo vienen con plumas, lo que significa que el operador podría golpear accidentalmente un cable eléctrico, lo que representa un riesgo de electrocución. La regla básica es mantener el equipo, como mínimo, a 10 pies de distancia de los cables eléctricos.

Sin embargo, lo más importante que un operador debe vigilar es a las personas. Las lesiones y las muertes por golpes y atropellamiento en reversa no son muy raras en el lugar de un proyecto grande y concurrido, así que un sistema de observadores (capacitados para usar señales con las manos y equipados con dispositivos electrónicos de comunicación) puede reducir al mínimo las probabilidades de que alguien quede atrapado en un punto ciego.   

No dar mantenimiento al equipo puede crear, por sí solo, un peligro si uno de estos gigantes se descompone a la mitad de las operaciones. Los frenos, las señales y otras funciones cruciales deben ser inspeccionados antes del turno de trabajo.

Por último, como los vuelcos sí ocurren, los operadores deben usar cinturones de seguridad. Quienes se rehúsen a hacerlo y piensen que pueden saltar y aterrizar sobre sus pies como los gatos cuando la máquina se incline se engañan a sí mismos.

______________________________________________

Kim Slowey es una escritora que ha estado activa en la industria de la construcción durante 25 años y tiene licencia como contratista general certificada en Florida. Obtuvo su licenciatura en Comunicaciones Masivas/Periodismo en University of South Florida y tiene experiencia tanto en la construcción comercial como en la residencial.

 

 

 

 

Suscribirse a tiempo de actividad del proyecto

Manténgase informado sobre las últimas noticias y consejos.
Suscribirse
Was this article helpful?
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software