Ir al contenido principal
elevadores aéreos

Errores comunes de seguridad cuando se usa un elevador aéreo

It's all about being able to work at elevated levels without having to spend time erecting scaffolding.

Ya sea que lo llame pluma para elevación o grúa pluma, a veces solo se trata de ser capaz de trabajar a niveles elevados sin tener que invertir tiempo en ensamblar andamiaje. Pero, con demasiada frecuencia, esta ventaja tiene un precio. Cada año se producen unas 26 muertes relacionadas con elevadores aéreos, y todas se pueden evitar si los operadores y los pasajeros toman las precauciones necesarias.

Varios errores comunes se deben a ignorar por completo las limitaciones del equipo. Sobrecargar la plataforma con demasiado peso o con un objeto de dimensiones excesivas puede provocar vuelcos o colapsos, al igual que permitir que los trabajadores se junten en el borde de una plataforma, hacer funcionar el elevador en condiciones con viento intenso o no estabilizar el elevador correctamente cuando está estacionado.

Quizá el error más común sea estacionar o maniobrar un elevador cerca de cables eléctricos. La electrocución es una de las causas principales de muerte durante las operaciones con elevadores. Los operadores deben mantener una distancia de, al menos, 10 pies con respecto a los cables eléctricos aéreos y asegurarse de que los trabajadores en el elevador lleven puesta vestimenta con el aislamiento adecuado o la protección nominal contra la tensión eléctrica.

Las caídas representaron la segunda cantidad más grande de muertes relacionadas con elevadores aéreos (después de la electrocución) entre 1992 y 1999, por lo tanto, no usar el equipo de protección contra caídas es otro gran error. Para evitar caídas, la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (Occupational Safety and Health Administration, OSHA) exige el uso de un arnés o arnés para cuerpo entero asegurado con un anclaje o eslinga, dependiendo de si se va a usar un sistema de prevención de caídas o un sistema de detención de caídas.

La clave verdadera para la seguridad de los elevadores aéreos es tener un operador experimentado y bien entrenado al mando del equipo. El elevador aéreo cae en la categoría de “camión industrial motorizado”, y la OSHA requiere que los operadores reciban capacitación especializada.

Con los elevadores aéreos, la capacitación adecuada y cierta prudencia básica pueden llevar la seguridad al siguiente nivel.

 

Kim Slowey es una escritora que ha estado activa en la industria de la construcción durante 25 años y tiene licencia como contratista general certificada en Florida. Obtuvo su licenciatura en Comunicaciones Masivas/Periodismo en University of South Florida y tiene experiencia tanto en la construcción comercial como en la residencial.

Suscribirse a tiempo de actividad del proyecto

Manténgase informado sobre las últimas noticias y consejos.
Suscribirse
Was this article helpful?
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software