Cómo proteger del estrés por calor a los equipos de construcción

El estrés por el calor es un asunto serio. Asegúrese de estar haciendo su parte para evitarlo. 

Con el aumento de las temperaturas, es momento de repasar cómo evitar que los trabajadores de la construcción se vean afectados por el calor. Según la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (Occupational Safety and Health Administration, OSHA), 2,630 trabajadores sufrieron estrés por calor en 2014 y 18 murieron en el trabajo.

La implementación de una política de seguridad adecuada para épocas de calor puede evitar este tipo de muertes. Para mantener a los trabajadores lo más seguros y frescos que sea posible, recuerde estas tres palabras clave: descanso, sombra e hidratación.

En el verano, los trabajadores de la construcción suelen enfrentarse con uno de dos males: trabajar afuera en el sol o trabajar adentro, donde la falta de ventilación crea una acumulación de calor. Ambas condiciones requieren recesos regulares para descansar y beber agua. Legisladores de Texas, donde las temperaturas promedio más altas en julio y agosto superan los 90°, han presentado un proyecto de ley que harían obligatorios breves períodos de descanso para trabajadores de la construcción.

Según OSHA, los trabajadores deberían descansar a la sombra para refrescarse en los días de calor y deberían beber agua cada 15 minutos, sea que sientan sed o no, para evitar la deshidratación. OSHA exige a los empleadores que proporcionen a los trabajadores agua para beber. Los empleadores además deben brindar un lugar de descanso a la sombra para recesos programados.

Además de eludir el estrés por calor con descanso, sombra y agua, los trabajadores deberían usar vestimenta de color claro. La tecnología también puede ayudarlos a mantenerse frescos. Por ejemplo, ZIPPKOOL, con base en California, ofrece un accesorio para cascos que usa un ventilador liviano para que el aire circule y para reducir la acumulación de calor.

Equipos de construcción de Qatar pronto sentirán la brisa gracias a un casco refrigerante desarrollado por un equipo de la Universidad de Qatar. Supuestamente puede disminuir la temperatura de la piel hasta los 50° Fahrenheit. El casco tiene un panel solar que pone en funcionamiento un pequeño ventilador que sopla aire por un material enfriado dentro de una bolsa en la parte superior del casco. Los cascos podrían estar disponibles para su venta este mismo año.

Otro elemento usable para la seguridad ante el calor que podría ingresar pronto al mercado es un chaleco desarrollado por la Universidad Instituto Real de Tecnología de Melbourne (RMIT), Australia. Este “chaleco inteligente” tiene sensores que registran el calor corporal y el ritmo cardíaco. Estos datos se envían a una aplicación para teléfonos inteligentes, que puede emitir una alerta en caso de lecturas anormales.

Los equipos de construcción deben estar pendientes de sus compañeros y llamar al supervisor si uno de ellos muestra signos de dificultad. Los trabajadores que sean nuevos en el sitio pueden ser más vulnerables por no haber desarrollado tolerancia al calor.

Al ofrecer descanso, sombra y agua, y quizás añadir un poco de tecnología de punta, los empleadores pueden arrojar agua al estrés por calor.

Was this article helpful?