Ir al contenido principal
a

Reducir el ruido en el lugar de trabajo

Job sites should limit the exposure of workers to no more than 85 decibels for eight hours of work, says NIOSH.

El NIOSH (Instituto Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional) recomienda que en los lugares de trabajo se limite la exposición de los trabajadores a no más de 85 decibeles en un turno de ocho horas. Si bien esta norma protege a las personas de efectos perjudiciales a largo plazo, muchas empresas intentan mantener el ruido a niveles incluso más bajos durante más tiempo. Los niveles de ruido que lleguen a un pico de 140 decibeles pueden causar daños inmediatos en la audición. Después de identificar las fuentes de ruido, los supervisores del lugar de trabajo pueden eliminar las innecesarias, optar por equipos más silenciosos y utilizar controles de ingeniería para reducir los niveles de ruido. Además de incorporar estos métodos, los empleadores y los supervisores deberían exigir que los trabajadores utilicen dispositivos adecuados de protección auditiva en todo momento.

Identificar fuentes de ruido

En una inspección del lugar de trabajo se pueden encontrar fuentes de ruido excesivo y determinar cuáles son los empleados más expuestos. En algunos casos, los equipos generan niveles de ruido superiores al aceptable; en otros, ciertos procesos exponen a los trabajadores a niveles de ruido innecesarios. Si bien esta inspección debería realizarse a nivel de los supervisores o del personal administrativo, también puede incluir a gerentes de seguridad y empleados que trabajen en las áreas afectadas. Las inspecciones deberían permitir la elaboración de un listado de actividades o equipos que generan niveles de ruido que podrían significar un riesgo de pérdida de la audición. Si bien en las inspecciones del lugar de trabajo preliminares se detectan fuentes de ruido, una evaluación más profunda puede requerir el uso de equipo que pueda medir los niveles de ruido con mayor precisión.

Optar por equipos más silenciosos

El NIOSH ha trabajado junto a diversos fabricantes y proveedores para desarrollar herramientas eléctricas más silenciosas y para instruir a las empresas con respecto al beneficio de reducir los niveles de ruido en los lugares de trabajo. El programa “Buy Quiet” (“Compre silencio”) alienta a las empresas a comprar o alquilar maquinaria o herramientas más silenciosas y publicita a los fabricantes que diseñan equipos más silenciosos. Para poder controlar el ruido, los fabricantes pueden aplicar tolerancias precisas, utilizar diferentes disposiciones de engranajes o motores o implementar distintas opciones de enfriamiento.

A modo de ejemplo, el NIOSH compara sierras circulares que generan niveles de ruido de 107 dba y 96 dba y demuestra que el valor de decibeles inferior reduce en un 90 por ciento los niveles de ruido. Las cuchillas de la sierra circular pueden tener amortiguadores de vibración y gargantas más pequeñas para mejorar aún más la reducción del ruido. A mayor escala, los generadores más silenciosos pueden tener sistemas de admisión y enfriamiento mejorados, además de amortiguadores de ruido y vibraciones en el interior.

Buscar controles de ingeniería

Las empresas pueden implementar controles de ingeniería físicos (como el uso de barreras) para interrumpir las rutas de transmisión del ruido, y así reducir los niveles de ruido a los están expuestos los trabajadores. Si utilizan los resultados de una inspección de lugares de trabajo como guía, las empresas pueden instalar gabinetes cerrados alrededor de las áreas ruidosas o utilizar materiales que absorban el sonido en todo el lugar de trabajo. En las inspecciones también se puede evidenciar la necesidad de modificar equipos para amortiguar vibraciones, repararlos para eliminar el ruido generado por el contacto entre metales o llevarlos a otros sitios puntuales. Las rutinas de mantenimiento destinadas a reducir el ruido pueden implicar lubricar periódicamente o reajustar protectores flojos. 

Aplicar controles administrativos

Los controles administrativos implican modificar procesos o patrones de trabajo para reducir la exposición a fuentes de ruido. Como en algunas prácticas o herramientas no se puede limitar el ruido intenso, los supervisores pueden optar por limitar el tiempo que una persona utiliza el equipo o trabaja cerca del área. Los cronogramas de trabajo pueden rotar a los trabajadores para alejarlos de áreas con niveles de ruido elevados o llevar prácticas que generen niveles de ruido inaceptables a horarios no laborales, cuando hay menos trabajadores en el lugar de trabajo. Entre otros controles administrativos se incluyen la capacitación, la implementación de áreas silenciosas y la exhibición de carteles o rótulos en los que se advierta sobre los niveles de ruido en lugares específicos.

Utilizar equipo de protección personal

Los niveles de ruido inaceptables son una realidad desafortunada, especialmente en la industria de la construcción. Sin embargo, utilizar equipo de protección personal (como tapones de goma espuma expansible, tapones moldeados reutilizables, tapones para el canal auditivo y orejeras) es la mejor manera de proteger a los trabajadores de la exposición al ruido. Cualquiera de estos EPP debe tener un valor de NRR (reducción nominal del ruido) que indique su grado de protección. 

Suscribirse a tiempo de actividad del proyecto

Manténgase informado sobre las últimas noticias y consejos.
Suscribirse
Was this article helpful?
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software