Ir al contenido principal
clima cálido

Precauciones en sitios de lugares de trabajo en construcción para el clima cálido

En primavera y verano, los problemas relacionados con trabajar con bajas temperaturas ceden su lugar a los problemas relacionados con trabajar a altas temperaturas.

En primavera y verano, los problemas relacionados con trabajar con bajas temperaturas ceden su lugar a los problemas relacionados con trabajar a altas temperaturas. Cuando aumenta la temperatura las mayores preocupaciones tienen que ver con la seguridad de los empleados, aunque la comodidad también es una consideración prioritaria si es que una compañía pretende que sus trabajadores estén contentos.

Los trabajadores nuevos son más susceptibles a sufrir problemas médicos relacionados con el calor. Según la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional, la mayoría de las muertes relacionadas con el calor en el lugar de trabajo se registra en los primeros tres días de labor y la mitad suceden el primer día.

La prioridad máxima es que los trabajadores tengan tiempo suficiente para aclimatarse al calor, particularmente cualquier empleado que no haya trabajado al aire libre recientemente. Los empleadores deben ofrecer áreas con aire acondicionado (o al menos a la sombra) y permitir que los empleados tomen recesos frecuentes para tomar agua y descansar. Los trabajadores deben beber al menos un vaso de agua cada 20 minutos y ser entrenados para reconocer las señales del estrés por calor (como mareos, náuseas, confusión y aceleración del ritmo cardíaco), tanto en ellos mismos como en los demás. Deben saber a quién notificar en caso de registrarse una emergencia por calor, por ejemplo: a un supervisor o incluso al 911.

Pero la seguridad de los trabajadores no es lo único por lo que las empresas de construcción deben preocuparse cuando hace calor. Los materiales y los equipos también pueden sufrir efectos negativos a raíz del calor.

Si el proyecto se encuentra en un lugar donde los veranos son secos, puede ingresar polvo en la maquinaria y eso implica más tareas de limpieza y más cambios de filtros en los vehículos y los equipos pesados del lugar de trabajo. Se debe implementar un programa de mantenimiento escalonado para evitar daños costosos en los equipos o averías que pudieran generar riesgos para los trabajadores.

Los equipos pueden sobrecalentarse en verano; por eso es obligatorio revisarlos periódicamente para verificar que los niveles de refrigerante sean los correctos. También es imprescindible asegurarse de que los sistemas hidráulicos siempre tengan los niveles adecuados de aceite. Las compañías deben aclarar a los operadores que no deben forzar los equipos con cargas más pesadas que las normales ni con operaciones particularmente exigentes cuando hace calor.

El calor y la exposición a los rayos UV pueden perjudicar la elasticidad de los sellos; por eso, las compañías deben tomar todas las medidas de precaución necesarias para proteger esos costosos componentes de dicha exposición. Por ejemplo: pueden estacionar los vehículos en un garaje o a la sombra cuando no los están usando y programar las operaciones en horarios en los que la temperatura y la exposición al sol no están en sus valores máximos.

El rendimiento de los materiales también puede verse afectado cuando hace calor, especialmente el del mortero para ladrillos. Si bien el mortero necesita temperaturas moderadas para fraguar correctamente, demasiado calor seco puede quitarle la humedad y hacer que fragüe demasiado rápido, antes de que pueda ligarse al ladrillo. Esto puede hacer que la unidad de mampostería sea débil, tenga pérdidas o que el mortero se desmorone por el camino. Solución: Mezclar cantidades más pequeñas y usarlas rápidamente. Mantener el mortero cubierto.

El calor extremo puede dificultar el curado del concreto. La Asociación del Cemento de Portland recomienda determinadas medidas como trabajar en áreas a la sombra, pulverizar agua para mantener la humedad del aire que rodea la zona de volcado e incluso cambiar su horario por uno en el que las temperaturas sean más bajas.

Cuando la temperatura comienza a subir en primavera, se intensifica la temporada de la construcción, lo que es excelente desde el punto de vista económico. Con un poco de planificación, los contratistas pueden preservar la seguridad de los empleados, mantener los equipos operativos y aumentar la productividad.

 

 Kim Slowey es escritora, ha participado activamente en la industria de la construcción durante 25 años y es contratista general certificada con licencia en Florida. Se graduó como Licenciada en Comunicaciones por medios masivos/Periodismo en la Universidad del Sur de Florida y tiene experiencia tanto en construcción comercial como residencial.

Suscribirse a tiempo de actividad del proyecto

Manténgase informado sobre las últimas noticias y consejos.
Suscribirse
Was this article helpful?
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software