Ir al contenido principal
workers

Cómo proteger a los trabajadores de la construcción contra la contaminación de asbesto

Con planeación y educación, encontrar asbesto en un sitio de construcción no tiene que ser un panorama aterrador.

En teoría, la mayoría de los trabajadores de la construcción nunca deberán encontrar asbesto, el cual se sabe que aumenta el riesgo de padecer enfermedades pulmonares relacionadas con el asbesto y cáncer, cuando las fibras se esparcen en el aire y las personas las respiran. Esto se debe a que se requiere que los empleadores evalúen la presencia de asbesto en los proyectos de renovación o demolición antes de comenzar a trabajar, con un inspector licenciado en asbesto. Y muchos estados requieren que un contratista licenciado elimine el asbesto.

Pero dicho requisito queda excluido en el trabajo en edificios residenciales de cuatro unidades o menos. E, incluso cuando la evaluación y eliminación del asbesto sea un requisito, no todas las empresas de construcción lo cumplen, así que los trabajadores podrían verse expuestos al asbesto.

Actualmente, la mayoría de los productos que contienen asbesto están prohibidos, pero algunos no. Los que no están prohibidos incluyen el mosaico de piso de vinilo, los materiales para techos y algunas tuberías.  

¿Cómo pueden los contratistas y las empresas de construcción proteger a los empleados de la exposición si estas pequeñas unidades residenciales están llenas de materiales que contienen asbesto o si la inspección de un proyecto elegible no reveló, por algún motivo, la presencia del asbesto?

Antes de que los trabajadores pongan un pie en el sitio, deben recibir capacitación respecto a los materiales que pueden contener asbesto y cómo identificarlos. Estos materiales incluyen aislamiento, protección contra el fuego, compuestos de unión y cintas que se usan en los acabados de paredes de yeso, pisos de asfalto y vinilo, laterales de cemento y paneles para paredes y materiales para techos. Desafortunadamente, como el asbesto se sigue usando aun en la actualidad, la antigüedad de un edificio no es un indicador infalible de la posibilidad de la presencia de asbesto.

Si el proyecto es una renovación y el material que contiene asbesto no está dañado, no hay mucho de qué preocuparse, pues el asbesto solo es peligroso cuando se respira. Si los trabajadores se encuentran ante material dañado que contiene asbesto, humedecerlo reducirá las probabilidades de que las fibras se esparzan en el aire, de acuerdo con la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (Occupational Safety and Health Administration, OSHA) y la Agencia de Protección Ambiental (Environmental Protection Agency, EPA).

Otros pasos que los trabajadores pueden realizar para protegerse a sí mismos hasta evaluar y eliminar los materiales sospechosos incluyen evitar el uso de herramientas eléctricas que generen polvo, equipo de lijado, mangueras de alta presión o aire comprimido, no caminar en el techo en caso de haber áreas débiles, y trabajar solo en áreas bien ventiladas cuando sea posible. Si el área no está bien ventilada, los trabajadores deberán usar sistemas de escape locales con filtros HEPA.

Hasta que el asbesto se pueda desechar, los trabajadores deberán asegurarse de usar equipo de protección personal, como respiradores, y llevar puesta ropa desechable y cubiertas para calzado que no transporten fibras fuera del trabajo.

Con planeación y educación, encontrar asbesto en un sitio de construcción no tiene que ser un panorama aterrador.

 


Kim Slowey es una escritora que ha estado activa en la industria de la construcción durante 25 años y tiene licencia como contratista general certificada en Florida. Obtuvo su licenciatura en Comunicaciones Masivas/Periodismo en University of South Florida y tiene experiencia tanto en la construcción comercial como en la residencial.

Suscribirse a tiempo de actividad del proyecto

Manténgase informado sobre las últimas noticias y consejos.
Suscribirse
Was this article helpful?
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software