Ir al contenido principal
a

Prepare a los empleados para el horario de verano

Se aproxima el día del año que los dormilones nunca elegirían como su favorito: Horario de verano (Daylight Saving Time, DST).

Para alguien que duerme siete o más horas por noche, perder una hora cuando llega la primavera el domingo 12 de marzo no debería ser el fin del mundo. Pero la mayoría de las personas no duermen el tiempo suficiente. Para ellas, el cambio de horario puede, cuando menos, requerir una taza extra de café. En el peor escenario, puede hacer que un peligroso trabajo, como el de la construcción, sea aún más peligroso. 

Un estudio de 2009 por parte de investigadores de Michigan State University a través de datos nacionales sobre lesiones en la minería descubrió que el lunes siguiente al cambio de horario de verano, el número de lesiones aumentó 5.7 por ciento, y las lesiones fueron más graves. Los investigadores también descubrieron que, la noche anterior al accidente, las personas durmieron aproximadamente 40 minutos menos de lo normal.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), las personas con enfermedades cardíacas podrían tener un riesgo mayor de ataque al corazón durante la semana siguiente al cambio de horario.

Los seres humanos privados de sueño se comunican con menor claridad, se distraen más fácilmente y tienen tiempos de respuesta más lentos. Malas noticias para los sitios de construcción. La privación de sueño también podría generar conductas más riesgosas. De acuerdo.

Los empleados deben hablar con los trabajadores, en especial, los trabajadores jóvenes que pueden tener más problemas para ajustarse debido a que se van a dormir más tarde, sobre los pasos que deben tomar anticipadamente para compensar estos efectos. Y advertirles sobre la posibilidad de que otros trabajadores tengan problemas por falta de sueño en el trabajo y en el camino. 

A partir de tres o cuatro días antes del cambio de horario, los trabajadores deben programar una hora para levantarse, una hora para irse a dormir, una hora para comer y para ejercitarse 15 o 20 minutos más temprano cada día, y procurar una noche completa de sueño. Entre mayor descanso haya tenido una persona antes del cambio de horario, menos probable es que se vea involucrada en un accidente laboral. Evitar la luz artificial de computadoras, tabletas, televisores y teléfonos celulares durante una hora antes de irse a dormir deberá facilitar la conciliación del sueño.

La primavera es el inicio de una temporada ardua para las empresas de la construcción. Inicie con anticipación a prevenir accidentes mediante el “adelanto de la primavera” de manera segura. 

 

Kim Slowey es una escritora que ha estado activa en la industria de la construcción durante 25 años y tiene licencia como contratista general certificada en Florida. Obtuvo su licenciatura en Comunicaciones Masivas/Periodismo en University of South Florida y tiene experiencia tanto en la construcción comercial como en la residencial.

Suscribirse a tiempo de actividad del proyecto

Manténgase informado sobre las últimas noticias y consejos.
Suscribirse
Was this article helpful?
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software