El auge multifamiliar: Quiénes se mudan a departamentos y por qué

Los desarrolladores y propietarios de departamentos han disfrutado de un sólido mercado multifamiliar desde la burbuja inmobiliaria en 2008. De hecho, en 2016 se vio un gran aumento del índice de la construcción y los alquileres multifamiliares, al igual que una disminución en el índice de plazas libres en muchas áreas metropolitanas.

Hubo tres motivos principales:

  • El aumento del precio de las viviendas debido a la escasez de inventario
  • Las prácticas restrictivas de los créditos
  • La flexibilidad y falta de compromiso financiero que ofrece el alquiler

A las personas de la generación del milenio, en particular, les cuesta mucho cumplir con las normas de alquiler actuales debido a las deudas estudiantiles y los empleos de nivel básico que dificultan el ahorro para un pago inicial. (Y, por supuesto, las hipotecas de alto riesgo son cosa del pasado). Las personas que deben postergar la idea de formar una familia en favor de su profesión y la vida de soltero también disfrutan del estilo de vida flexible que permite el alquiler.

El compromiso financiero mínimo que implica un alquiler también atrae a muchas personas, como las que pertenecen a la generación del milenio y también los anteriores propietarios asustadizos que perdieron sus viviendas en la gran recesión y aún no desean volver a entrar en el mercado, incluso si está a su alcance.

Los precios de las viviendas aumentaron durante 2016 y continúan en ascenso, en gran medida debido a una oferta insuficiente. Según la Asociación Nacional de Constructores (National Association of Home Builders), los contratistas intentan mantenerse a la par de la demanda, pero la escasa la cantidad de lotes en los que se pueda construir en muchos mercados, al igual que un grupo disminuido de mano de obra calificada, lo ha complicado. Si a esto se suman los requisitos regulatorios que pueden aumentar el costo de una vivienda en un 25 por ciento, el sueño de ser propietario de una vivienda es cada vez más inalcanzable. Según el informe de la Oficina del Censo de EE. UU. del verano pasado, el índice de propiedad de viviendas cayó a 62.9 por ciento en el segundo trimestre de 2016, su nivel más bajo desde 1965. (Desde entonces, ha repuntado levemente al 63.7 por ciento.)

Irónicamente, el aumento de los alquileres (un derivado del próspero mercado multifamiliar) es uno de los motivos principales por los cuales a los arrendatarios les cuesta acumular suficiente dinero en efectivo para pagar el anticipo de una vivienda.


¿Qué nos espera en 2017?

Las finalizaciones multifamiliares proyectadas en 2017 deberían alivianar la oferta limitada e impulsar un poco el índice de plazas libres, tal vez incluso en un 5 por ciento por primera vez desde 2011. La demanda debe continuar respaldando el aumento de los índices de alquiler, y la mayoría de los mercados aún tienen mucho espacio para el inicio de nuevas construcciones multifamiliares, especialmente en las áreas metropolitanas más pequeñas y asequibles, como Colorado Springs, Phoenix y Tampa, que son populares entre las personas que buscan un costo de vida menor.

 

____________________________________

Kim Slowey es una escritora que ha estado activa en la industria de la construcción durante 25 años y tiene licencia como contratista general certificada en Florida. Obtuvo su licenciatura en Comunicaciones Masivas/Periodismo en University of South Florida y tiene experiencia tanto en la construcción comercial como en la residencial.